Hoy, 18 de diciembre, Día Internacional de la Persona Migrante, es un día de celebración y de reivindicación.

Reivindicamos el derecho que tenemos todas las personas de movernos libremente. Un Derecho Humano fundamental que leemos en el Artículo 13 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos:

“1. Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado.

2. Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país.”

Derechos que las instituciones vulneran constantemente. En España: 25 personas al día son repatriadas forzosamente, se construyen muros, se crean fronteras y se legitima el uso de la fuerza y el maltrato, creando centros de internamiento. Estos espacios son cárceles encubiertas donde se priva de libertad a personas que no han cometido ningún delito. Los CIEs son una vulneración constante de derechos humanos, donde los abusos y malos tratos que reciben personas inocentes, quedan impunes.

Hoy celebramos el derecho que tenemos todas las personas de movernos libremente, de buscar un futuro mejor y de contribuir al progreso colectivo de todas las personas. Celebramos la diversidad y la riqueza cultural de los intercambios entre los pueblos

En este día no podemos olvidar que España ha sido y es un país de emigración, millones de ciudadanos y ciudadanas tuvieron que irse fuera, fueron muchas las personas que pidieron asilo en otros países, donde les acogieron, porque ese era su derecho.

En este momento hay dos millones y medio de españoles y españolas residiendo en el extranjero, todas ellas también son personas migrantes.

Sin embargo, todavía muchas personas tienen una imagen estereotipada, en la mayoría de los casos negativa, de quienes provenimos de otros lugares del planeta. por ello reivindicamos el derecho a que toda persona sea tratada con dignidad y respeto.

Estamos hartas de que se rebajen los derechos de alguien por proceder de otra cultura, tener rasgos físicos distintos a la mayoría, profesar una religión diferente, tener un modo de vestir que respete tus derechos pero que te incomode, que se nos mire por encima del hombro, que no se respeten nuestros derechos laborales, que se acepte la explotación laboral que sufrimos; que se normalicen las actitudes de odio y discriminación; que nos deshumanicen: que nos diferencien.

Pero la dignidad y el respeto no entienden de diferencias. Estamos y queremos que se nos vea como lo que somos: referentes en los medios de comunicación, en las series, en las películas, en las profesiones, en el arte, en la vida… No queremos que sigan alimentando una imagen estereotipada, falsa y negativa de las personas migrantes. No queremos más ataques a inocentes por grupos que fomentan el odio hacia la persona migrante. No queremos que se nos asocie a los migrantes con algo falsas ideas y estereotipos negativos.

No intentes invisibilizarme, no niegues mi existencia. No te asombres por ver que tengo otro color de piel, profeso otras religión o no visto como tú. No te preguntes con insistencia de donde soy, ni me reclames que vuelva a mi país, porque este es mi hogar, igual que el tuyo: Yo también soy de aquí. No dividas a la sociedad diciendo que nosotras y nosotros somos los de fuera, puede que no haya nacido en esta ciudad o puede que mi familia proceda de otro lugar, pero eso no me quita ningún derecho como ser humano. No somos las personas de fuera, somos de aquí y no dejaremos que ninguna persona o colectivo xenófobo limite nuestra libertad.

Desde Elche Acoge reivindicamos mayores políticas de protección e integración de las población migrante. Instamos a las autoridades públicas a combatir contra los ataques racistas, insultos xenófobos, abusos, y al trato diferente en general que muchas personas migrantes sufren en su vida cotidiana. Todas las personas somos migrantes, de algún lugar lejano o más próximo. Por eso, no tiene sentido hablar de “ellas y nosotras”, pues todas las personas somos también de aquí, porque tenemos los mismos derechos y las mismas obligaciones.

Hoy conmemoramos el Día Internacional de la Persona Migrante y por ello decimos bien alto: ¡Yo también soy de aquí!