Bandejats, una obra para ponerse en la piel de una persona desplazada

Presentamos junto a la compañía Tito Yaya Dansa un espectáculo para mostrar la inhumanidad del sistema

Este jueves en la Sala Esperanza Pertusa se ha presentado Bandejats, un espectáculo de danza interpretado por bailarines y bailarinas profesionales y ciudadanía que ha vivido de cerca o en propio persona una experiencia migratoria.

Bajo un discurso de incomprensión y odio, representado por el sistema y los gobiernos, un grupo de bailarines ha humanizado la realidad que día a día sufren las personas desplazadas en el mundo. La danza ha sido el instrumento para trasladar los crudos momentos que pasa una persona desde que emprende su viaje, cruza la frontera y tiene que luchar para que se le reconozcan sus derechos. Un periodo de tiempo donde el amor y la humanidad de las personas le ayuda a que su vida siga teniendo sentido y pueda continuar luchando por la felicidad y comprensión que merece.

Durante la obra también se ha destacado los Convenios de Ginebra firmados tras la II Guerra Mundial, donde se reconocen el derecho internacional humanitario que tienen la finalidad de proteger al ser humano.


Tras la obra se ha abierto un coloquio abierto para la participación de más de los cien asistentes. Durante este espacio se han escuchado testimonios de ilicitanos con origen extranjero, experiencias donde se destaca el trato humano que la ciudadanía les ha dado. Como explican, eso es lo que les ha ayudado a soportar todo el proceso migratorio y la angustia y sufrimiento que se siente cuando tienes que abandonar tu hogar.

El texto ha sido creado por el guionista y escritor valenciano Xavi Puchades y ha contado con la colaboración de las vivencias personales de personas desplazadas que residen en Elche. Lo que convierte el guion en una representación en voz propia de sus protagonistas.

La compañía de danza espera que Bandejats se represente en los próximos meses en el Centro Cultural l’Escorxador, posteriormente tienen previsto viajar con la obra a diferentes puntos del país. Desde Fundación Elche Acoge nos sentimos muy agradecidas haber formado parte de un espectáculo que visibiliza la realidad que viven las personas que llegan a la entidad.

El acto ha contado con la colaboración de Fundación Esperanza Pertusa y el Ayuntamiento de Elche, entidades que colaboran en la gestión de la Sala Esperanza Pertusa situada junto al Rincón de las Culturas de Elche Acoge situado en el barrio de Carrús. El proyecto ha sido financiado por el Instituto Valenciano de Cultura.

A continuación compartimos algunos testimonios que nos han compartido asistentes al espectáculo:

“Me ha hecho sentir una mezcla de sentimientos enfrentados como hacia tiempo no sentía. Enhorabuena a todxs por todo el trabajo que ha podido crear y representar una actuación tan sublime”

“Ha sido brutal. Me he emocionado tanto que no he tenido ni valor de expresar lo que he sentido”. 

“Enhorabuena por la obra y también a todos los que han participado tanto actuando como los que han estado “detrás” del escenario para hacerla posible. Me hubiese gustado decir unas palabras cuando se dió el turno de hablar, pero no lo hice, no por vergüenza o miedo si no por estar tan emocionado que no se me hubiese entendido nada… Si tuviese un titular dicha actuación le pondría: Un golpe de realidad”. 

“Tanto si estás más sensibilizado o menos con estos temas, cada día que te levantas sabes que estos problemas existen pero nunca está demás recordar que están más cerca de lo que uno cree y que le suceden a mucha gente, miles de historias escondidas tras gente que te cruzas en el día a días y no percibes, y la obra sin duda le da luz a dichos problemas”.

“Me ha parecido una obra sencilla en el sentido positivo de la palabra, porque es capaz de llegar y transmitir a un público muy amplio y lo mejor de todo, sin necesidad de diálogos excesivos, de ahí: “una imagen vale más que mil palabras”.
Enhorabuena y gracias por esa gran actuación!”