Olga Regalado, a la derecha de la imagen, junto a Beatriz Moreno, psicóloga de Elche Acoge

Olga Regalado, voluntaria de Elche Acoge, estuvo presente en el Encuentro de Voluntariado de Red Acoge celebrado el pasado 9, 10 y 11 de junio en Salamanca. Tras el viaje nos ha querido compartir su experiencia. Descúbrela.

He dormido cuatro horas escasas, pero me levanto, me hago un café bien cargado (hoy me espera un día bastante agotador), me visto y al coche con la maleta. El tren sale a las 7 y 20 de la mañana y son unas seis horas de tren hasta Salamanca. Pero ahí voy, a la 48 asamblea de la Red Acoge con el equipo de Elche Acoge.

En Alicante me encuentro con Trini, Lydia y Bea (mi compi de habitación para el viaje y el tren). El fin de semana está lleno de incentivos para toda persona que esté interesada en el radio de acción de la Red Acoge, entre charlas, formaciones, stands y el acto de calle se pasa el fin de semana en un abrir y cerrar de ojos. Por supuesto el marco plateresco de Salamanca y la estupenda compañía de estas tres increibles mujeres son un plus más que remarcable del viaje

Poder conocer y compartir experiencias con personas que están realizando competencias cercanas a las tuyas y ver sus diferentes maneras de llevar a cabo acciones desde un mismo planteamiento inicial me parece de lo más enriquecedor. Por lo que a través de las diferentes charlas y la participación de las otras sedes vas creciendo con los estímulos y propuestas lanzadas. Apunto ideas, opciones, propuestas y acciones que adaptándolas se pueden ir realizando o planteando para un futuro. Este viaje es todo aprender.

Y conocer, pasear por Salamanca, sus calles, monumentos y alguna que otra parada a refrescarnos, que la ola de calor no perdona. Calles con arte urbano que crean mil opciones en mi cabeza y un acto de calle lleno de color y diversidad. Un acto inaugurado con un manifiesto y una frase que enmarca el fin de semana, “lo que todas las personas tenemos por igual es que somos diferentes”. Apoyando el acto y el lema pasamos por una charla sobre inteligencia cultural, donde aprendemos sobre escuchar y visualizar a cada persona al tiempo que pensamos sobre el contexto que lleva con ella y el que nos rodea. En mi caso paso por la formación sobre participación y creación de grupo, donde me encuentro como pez en el agua (sobre todo cuando hablamos de Arte y edades adolescentes).

Es un no parar de recibir estímulos y encontrar opciones, como en la charla sobre el Equipo B. Del cual seguiré la pista y veré si por mi zona puedo participar. O de conocer a gente con gustos en común, que si la fotografía, el trabajo con adolescentes o mujeres, un largo etcétera que ha creado un fin de semana memorable, surrealista en algunos momentos. Pero que sin duda ha sido un gran añadido a mi bagaje como voluntaria y profesional.

Eso sí, mis mejores momentos, esos que son el complemento perfecto y hacen que bajes del tren a la vuelta cansada pero con una sonrisa que no se va en días son gracias a Trini, Lydia y Bea, las risas y los momentos de tensión fueron la guinda perfecta. ¡Mil gracias por la experiencia!