El proyecto, inaugurado en marzo, ha permitido duplicar los servicios y actividades que realiza Elche Acoge en el barrio de Carrús

Gracias a la colaboración de Fundación Esperanza Pertusa, de la firma de calzado ilicitana Gioseppo, se ha conseguido acabar con las listas de espera que existían en las clases de aprendizaje de la lengua o en las actividades de apoyo escolar. Desde Elche Acoge consideran imprescindible este hecho, ya que les ha permitido dotar de herramientas a todas las personas que acuden a la entidad y mejorar sus oportunidades socio-educativas, además de contribuir a evitar el fracaso escolar de los jóvenes.

La actual sala también ha permitido la incorporación de nuevas acciones, como el espacio lúdico de Freestyle o los Viernes Alternativos,  donde los jóvenes han realizado talleres de fotografía enfocados a la igualdad de género y han recibido charlas de sensibilización de la Asociación Ilicitana Contra la Violencia de Género. Además, se ha creado el Wellcome Club, un  grupo de bienvenida que permite integrar a niños y jóvenes que acaban de llegar a Elche, y Entremujeres, un espacio de diálogo y ocio para mujeres.

Ambas fundaciones se muestran muy satisfechas por la gran respuesta ciudadana que ha tenido el proyecto y por todos los objetivos que se están logrando, como es el caso de las escuelas de verano, donde se han incrementando las plazas más de un 60%. Con la colaboración de Fundación Esperanza Pertusa son más de 150 niños y jóvenes los que este año cuentan con un espacio de aprendizaje y ocio durante el periodo estival.