El pasado jueves 25 de mayo nuestra compañera y psicóloga en la entidad impartió un taller formativo sobre la “Intervención psico-social en personas inmigrantes y refugiadas” para trabajadoras/es de la entidad. Esta formación ha sido posible gracias a Red Acoge.

En este espacio formativo pudimos actualizar nuestros conocimientos sobre: las características psicológicas que implica un proceso migratorio, las prácticas de intervención que nos ayudan en nuestro trabajo diario y adentrarnos en el mundo psíquico de una persona que llega huyendo de su país, como es el caso de las personas refugiadas.
Respondimos a preguntas como:
  • Qué implicaciones tiene la transformación social y cómo promoverla.
  • Qué tipos de abordaje tenemos que aplicar siempre que tratamos con una persona proveniente de otro país.
  • Qué características psicológicas comparten las personas que migran.
  • Qué particularidades psicológicas podemos encontrar en personas refugiadas.
  • Qué factores protegen el desarrollo de un trastorno psicológico y cuáles los facilitan.
  • Cómo detectar posible sintomatología de sufrimiento psicológico en una persona migrante.
  • Cómo acercarnos a la realidad de la persona migrante desde la confianza y el respeto.
  • Cómo acompañar y escuchar desde la intervención psico-social.
  • Cómo crear mecanismos de diálogo entre profesionales.
Compartimos esta frase de La Odisea que ilustra la situación de duelo migratorio que puede experimentar una persona inmigrante:
“ …y Ulises pasábase los días sentado en las rocas, a la orilla del mar, consumiéndose a fuerza de llanto, suspiros y penas, fijando sus ojos en el mar estéril, llorando incansablemente..”. Odisea, Canto V, 150
Es nuestra labor ser un espacio de acogida donde la persona que llega tenga la oportunidad compartir sus lágrimas y dotar de significado a su historia.
Desde Elche Acoge seguimos promoviendo la formación y especialización. Trabajamos con personas en situaciones críticas y ello implica una profesionalidad y comunicación entre profesionales y agentes sociales que exceda las buenas voluntades.
Recordamos que la migración es connatural al ser humano. No tratar a la persona migrante en igualdad de derechos y oportunidades es ir en contra de nuestro propio progreso. Tenemos el deber de acercarnos a su realidad psicológica y ACOMPAÑARLA, poner palabras a su historia y DIGNIFICARLA.