Hoy, día 12 de diciembre, más que nunca queremos decir basta de islamofobia, por ello compartimos las palabras de nuestra compañera Hind, en las que expresa el sentir de los y las ciudadanas musulmanas cuando tienen que hacer frente a este sentimiento de odio hacia su religión.

La islamofobia es un sentimiento de rechazo hacia el islam y por extensión hacia los y las musulmanas, que se manifiesta en forma de prejuicios, discriminaciones, ofensas, agresiones y violencia.  

La sociedad tiene este sentimiento de hostilidad debido a varios factores. Uno de ellos y el principal, diría yo, sería la relación que se establece entre el terrorismo y el yihadismo con el islam y los musulmanes. Cada vez que hay un atentado terrorista, esté cerca o lejos, todos los musulmanes nos vemos afectados.

Por un lado, la gente, la sociedad, los medios de comunicación, todos, nos hacen sentir culpables de lo sucedido. Nos hacen sentir con la responsabilidad de justificar la barbarie que ha cometido alguien en la otra punta del mundo y que no conocemos de nada.

Por otro lado, nos vemos obligados a permanecer en nuestras casas, encerrados, durante días, semanas y en los casos más extremos meses. Nos encerramos por miedo a salir. Por miedo a que nos insulten. Miedo a las miradas de odio. Miedo a las agresiones. Miedo, a la islamofobia.

Estos serían tan sólo los ejemplos más claros y visibles de la islamofobia, los más trascendentales. Pero la islamofobia no es algo puntual, es diaria. Lo único que hace, es aumentar o disminuir en función del momento histórico, la situación y el lugar.

Por ello, queremos unir nuestras voces y gritar #StopIslamofobia. Porque la islamofobia, al igual que cualquier otra forma de discriminación e intolerancia, es una violación de los Derechos Humanos y menoscaba la cohesión social.