Actividad Canciones de Cuna Grupo de Mujeres

Desde Elche Acoge, hemos querido recoger y compartir varias canciones de cuna típicas de diferentes países, para visibilizar el amor y ternura de las madres, a lo largo y ancho del mundo. Se trata de una actividad desarrollada en nuestro grupo de Mujeres del programa Atención psicosocial y Empoderamiento Personal de Mujeres, donde fomentamos el desarrollo de la autonomía, la autoestima y el fortalecimiento personal de mujeres.

Compartimos experiencias personales, intercambiamos ideas y opiniones y creamos un espacio de convivencia intercultural entre mujeres.

Este programa podemos ejecutarlo gracias a la colaboración de nuestro financiador Fundación La Caixa.

Y FUE TU CORAZÓN MI PRIMER TAMBOR DE GUERRA

 

Las canciones de cuna, también denominadas nanas, son canciones con un ritmo tranquilo, suave y relajante, que se utilizan para arrullar a un bebé y para ayudarlo a dormir.

Todas las canciones de cuna «están enraizadas en el amor, la ternura y el cuidado[1]» “En cualquier parte del mundo, las mujeres utilizan los mismos tonos, la misma forma de cantar a sus hijos[2]«.

Independientemente de sus letras (que pueden ser muy básicas, con unas pocas palabras que se repiten), las nanas tienen una cualidad hipnótica, y es que «suelen tener un compás de 6 por 8, dándoles una característica típica del balanceo. Eso calma, porque replica el movimiento que el bebé experimenta en el vientre de la madre mientras ésta se mueve. Además, el ritmo monótono de las nanas es similar a los latidos del corazón y por eso relajan y calman el llanto del recién nacido. Se ha comprobado que la frecuencia cardiaca de los bebés disminuye mientras las están escuchando, igual que su ritmo respiratorio, y esto les ayuda a conciliar el sueño o a sentirse mucho mejor cuando están enfermos.

El bebé reconoce en ellas el tono cariñoso de sus padres o familiares cercanos, lo que le hace sentirse querido y cuidado, reforzando los vínculos afectivos.

Además de ayudar a que los bebés se duerman, las canciones de cuna también tienen fines educativos. “Cantar junto a un niño pequeño es una manera efectiva de enseñarle nuevas palabras y sonidos[3]”.

Así pues, no importa dónde se encuentren. No importa el lugar del que vienen. No importa el idioma, la cultura o las creencias que profesen. En todo el mundo, las madres aman y cantan a sus hijos hasta que se duermen.

Desde Elche Acoge, hemos querido recoger y compartir varias canciones de cuna típicas de diferentes países, para visibilizar el amor y ternura de las madres, a lo largo y ancho del mundo.

 

 

 

 

 

 

 

Venezuela:

“Duérmete mi niño, que tengo que hacer

Lavar los pañales, darte de comer.

Duérmase mi niño, que tengo que hacer

Lavar los pañales, darte de beber.

Ese niño quiere que lo duerma yo

Que lo duerma la madre que lo parió.

Ese niño quiere que lo duerma yo,

Lo duerma la madre que lo parió”.

 

Colombia:

“Los pollitos dicen

pío, pío, pío

cuando tienen hambre

cuando tienen frío.

La gallina busca

el maíz y el trigo

les da la comida

y les da abrigo.

Bajo sus dos alas

Se están quietecitos

Y hasta el otro día

duermen calentitos”.

 

Madagascar (idioma malagache):

Iny hono izy ravorombazaha    (He aquí mi niñito, oh bello pájaro extranjero)

Ento misidina mankany antsaha (Vuélate con él hacia los campos)

Ento misidina ambony          (Vuélate muy alto en el cielo)

Rahefa mangina avereno,       (Y devuélvemelo apaciguado)

O o o o o, ooooooo.

 

Marruecos (idioma árabe):

نيني يا مومو          (Duérmete, niñito mío)

ﺤﺗﻰ  ﻴﻃﻳﺐ  ﻋﺷﺎﻨﺎ      (Hasta que esté lista la comida)

ﻮ  ﻻ  ﻤﺎ  ﻄﺎﺐ ﻋﺷﺎﻨﺎ   (Si no está lista)

ﻴﻃﻳﺐ  ﻋﺷﺎ  ﺠﻳﺭﺍﻨﺎ     (La de los vecinos lo estará.)

 

ﻨﻳﻧﻲ  ﻴﺎ  ﻤﻮﻤﻮ        (Duérmete, niñito mío)

ﺤﺘﻰﺘﺟﻲ  ﻋﺩﻣﻮ          (Hasta que llegue tu madre.)

ﺒﻮﺒﻮ  ﻔﺎﻠﻣﻳﺩﻳﺔ        (El pan está en la mesa)

ﻘﺎﻗﺎ  ﻔﺎﻠﺻﻳﻧﻳﺔ        (Los caramelos en la bandeja).

 

[1] Sally Goddard Blythe, autor de varios libros sobre desarrollo infantil.

[2] Zoe Palmer, músico.

[3] Colwyn Trevarthen, profesor de psicología infantil de la Universidad de Edimburgo.